¿Por qué usamos el plástico?

Sergio Villalta Libertad Leave a Comment

La campaña en contra del plástico es continua y planetaria. Esto nos ha hecho olvidar los múltiples beneficios de este material.

Por esta razón una joven economista de la Universidad Autónoma de Coahuila – Alejandra Ramos Jaime -, ha dado en el blanco. Ramos nos recuerda algo que muchos han olvidado.

Que el plástico, comparado con la fabricación de bolsas de papel y de cartón, reduce en “cinco veces el uso de agua; en dos veces, fuentes de energía no renovable; en tres veces, la emisión de gases de efecto invernadero.” (Fuente: Alejandra Ramos Jaime “Prohibir el plástico es mala idea”, www/donramis/com/mx)

Por ejemplo, una bolsa de tela debe ser utilizada “más de 350 veces para compensar el impacto ambiental”. (Ibíd.) Si una persona acostumbra visitar el supermercado una vez por semana, necesitaría usar la misma bolsa de tela por 6 años, para compensar el impacto de la fabricación de la bolsa.

Otro ejemplo, una botella de plástico “pesa 10 veces menos que una botella de vidrio”. (Ibíd.) ¿Cómo afecta esto al transporte de los bienes fabricados por una empresa?

Imaginemos un transporte que tenga una capacidad máxima de 5 toneladas. Si se quisiera llevar una carga de botellas de vidrio sería insuficiente. Porque se necesitaría un transporte con una capacidad de al menos 50 toneladas para la misma cantidad de botellas.

Narra Ramos, por ejemplo, que la carne empacada con plástico al vacío tiene una vida útil de 30 días. Sin embargo, empacada con una bolsa de papel no supera las 72 horas. Ramos concluye que los beneficios de usar el plástico superan en mucho los beneficios de usar bolsas de papel o botellas de vidrio.

¿Por qué se usa el plástico?

Porque las personas (productores y consumidores) han descubierto mediante el método de la prueba y el error, que esto los hace más eficientes, en consecuencia, más rentables.

Esto significa que asignan de manera correcta sus recursos y el capital, que por definición es escaso, y por ende, que no se derrocha en prácticas antieconómicas.

Si el uso del plástico no bajara los costos de transporte, de la refrigeración, del almacenamiento, de los combustibles – y si el plástico no alargara la vida útil de los bienes de consumo -, sencillamente las personas no usarían botellas ni empaques de plástico.

En síntesis, el uso del plástico nos beneficia a todos, en especial a los consumidores. Porque los bienes se producen a un menor costo y tienen una vida útil más larga, que si fuesen producidos sin su uso.

La productividad

Esto significa que el plástico permite una disminución de la cantidad de recursos empleados con relación a los bienes totales producidos. Y esto es siempre algo muy positivo, porque hace posible un aumento en la productividad.

Esto también nos beneficia a todos. Porque a una mayor productividad se ahorrarán más recursos -, que siempre son limitados. Y sabemos que el ahorro es la base de la formación del capital -, y que el capital es lo que permite que haya nuevas inversiones.

A mayor inversión, mayores serán los recursos empleados en la investigación de nuevas tecnologías que permitirán aún una mayor productividad.

Esto hará posible la produción de nuevos y mejores bienes. Incluso hará que sea posible la formación de nuevas industrias y todos en la sociedad nos terminaremos por beneficiar.

En resumen, la razón por la cual muchas empresas y personas usan el plástico, en lugar de usar el vidrio o los empaques de papel, es porque esto nos permite más y mejores bienes a un costo menor.