Ser libre o no

Andrés Ignacio Pozuelo Liberalismo Leave a Comment

Los beneficios de permitir que las personas tomen libremente decisiones son mayores que los beneficios que se derivarían de imponer restricciones arbitrarias a tales opciones.

Desde el momento que nos levantamos de la cama por las mañanas todos actuamos de maneras que pueden afectarnos negativamente a nosotros o a otros individuos con los que nos relacionamos, sin estar conscientes de todos los hechos.

Pero la evidencia es contundente, de que, como sociedad, siempre estaremos mejor si dejamos que la gente actúe con libertad y no buscar que el estado nos regule obligándonos a actuar de maneras que nos convierte en seres antisociales.

La vida conlleva riesgos al relacionarnos con otras personas que no podemos controlar en su totalidad pero, pedirle al Estado que aumente el riesgo de caer en pobreza a las personas que tienen que cerrar sus negocios, bajo el argumento falaz, de que, eso salvará las vidas de otras personas, es totalmente irracional.

Todos somos libres de tomar decisiones preventivas, aunque riesgosas también, como, vacunarnos, usar mascarillas o, simplemente no salir de nuestras casas, pero, pedirle al Estado que obligue a otros a actuar en contra de su voluntad para reducir el riesgo de otras personas que, por si mismas, pueden tomar decisiones preventivas eficientes, nos puede llevar por caminos destructivos.