Que no nos revuelque la ola

Andrés Ignacio Pozuelo Liberalismo Leave a Comment

Es evidente que no habrá ningún tipo de reactivación económica efectiva hasta que se eliminen todas las restricciones que han sido impuestas por los gobiernos durante esta crisis sanitaria y, mucho menos habrá, un rebalanceo entre la oferta y la demanda en la mayoría de las industrias que realizan algún tipo de transformación física para abastecer productos que el mercado requiere; de acuerdo, a las necesidades evolutivas de los consumidores.

Durante esta crisis, en la que el Estado nos ha impuesto barreras de interacción social y económica, la mayoría de las empresas hemos sido obligados a adaptarnos utilizando tecnologías de comercialización como, tele venta, servicio al cliente digitalizado y, reuniones de coordinación con la organización, utilizando la ya cansada herramienta “zoom” u otras herramientas de ese tipo.

Si bien es cierto todas estas adaptaciones han ayudado a las empresas a seguir abasteciendo sus mercados – con una demanda muy fluctuante -, la mayoría de las empresas están lejos de encontrar una estabilidad, tanto, productiva, como de mercado, dado que, las amenazas de más restricciones se mantienen, aunado a la amenaza de un ciclo inflacionario que también nos acecha. Todo esto, convierte la actividad empresarial, en un verdadero calvario de incertidumbre.

El poder de quitar todas las restricciones, incluyendo la vacuna obligatoria, para que, todos volvamos a la normalidad – si es que eso existe – está, en las manos de una sola persona: Carlos Alvarado

La razón por la cual el presidente no lo hace, no tiene que ver con la salud pública, sino, más bien, con su intención de mantener el control social que ha mantenido por casi dos años hasta que salga de la casa presidencial.

El problema de aquí en adelante es, la inflación, además de la continua disrupción de todo el enlace logístico mundial que, no se arreglará, hasta que retorne la normalidad transaccional a nivel mundial.

Es la primera vez en mi más de 30 años de vida profesional que se me dificulta hacer un uso práctico de mi experiencia del pasado para delinear una estrategia clara a mediano o largo plazo.

¡Lo máximo que puede hacer uno, en estos casos de incertidumbre extrema, es hacer una revisión de toda la organización y de las herramientas tecnológicas disponibles para, asegurarse que, se cuenta con la mejor “tabla de surf” y la mejor condición física para evitar que esta tremenda ola que tenemos en frente, nos revuelque de manera rotunda!

Dentro de unos años, cuando se ponga en evidencia todo el daño que estas restricciones, han causado; y veamos, la pobreza crecer, los jóvenes con mala preparación sin trabajo, la gente muriendo de muchas causas en hospitales mal equipados y, la violencia rampante en las calles; nos tocará señalar a Carlos Alvarado como el gran responsable de todo ese desastre social.

Hoy en día acepta que, el ser humano, requiere ser codificado e inventariado en nóminas estatales (como con el código QR), para que, un burócrata nos pueda identificar con facilidad, y así, regularnos y saquearnos eficientemente.
Pero el estado natural del hombre es libre y camuflajeado, para poder evadir la acción coactiva de aquellos que ostentan el poder.