La base de datos biométricos: un gran peligro

Sergio Villalta Costa Rica, Libertad, Libertad individual Leave a Comment

Por: Sergio Villalta

El nefasto proyecto de ley N.º 21.321 se ha aprobado en comisión. Este proyecto crea una base de datos biométricos de toda la población mayor de 12 años, y de los extranjeros que ingresen y residan de manera temporal o permanente en el país.

Se trata de una inmensa base de datos que además de las huellas dactilares estará conformada por cualquier otro rasgo biométrico de la persona como su voz, su ADN, su reconocimiento facial, etc.

¿Es necesario una base de datos biométricos?

El proyecto se presenta como algo necesario para luchar contra el crimen. Según el autor del proyecto de ley se necesita esta enorme base de datos debido al aumento de la criminalidad y dice que:

“En los últimos años hemos visto un aumento importante en la criminalidad en todo el territorio nacional. A diario vemos noticias de delitos contra la propiedad, delitos contra la vida, y otros delitos como desaparición de personas, amenazas, daños, abusos de autoridad, extorsiones, entre otros.”

Y más adelante concluye que es necesario darle más herramientas a la policía cuando dice que:

“Para ello, se requiere fortalecer las capacidades de las autoridades judiciales y policiales para impactar positivamente en las labores de investigación criminal.”

De esta manera en el artículo 3 del proyecto se autoriza a que los cuerpos policiales tengan “acceso total” a esta base biométrica -, sin que sea necesario la orden previa de un juez.

El “acceso total” servirá para identificar a “sospechosos”, pero no solo de delitos, sino también de “hechos ilícitos”. Recordemos que no todo “hecho ilícito” es un delito.

Por ende, la base de datos servirá como herramienta para investigar cualquier cosa que viole una norma jurídica de entre los cientos de miles que existen.

Y el artículo 4 del proyecto de ley le garantiza el acceso a la base biométrica a “todos los Poderes de la República”. Es decir, los funcionarios del Poder Legislativo, el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo tendrán el acceso garantizado. De igual manera lo tendrán todos los funcionarios de los órganos adscritos a esos poderes.

Un poder sin límites

Desde luego los cuerpos policiales siempre estarán de acuerdo y demandarán que su poder y sus herramientas para observar e investigar a los ciudadanos sean mayores, porque esa es su naturaleza.

El que detenta el poder siempre tiende a buscar más poder. Pero la vida de una república no puede quedar en manos de policías y carceleros.

Porque sin límite alguno, existirá siempre el abuso del poder. Si algo demuestra la historia es que el gobernante siempre abusará de su poder. Por esta razón es necesario que sus facultades se topen siempre con un freno y un contrapeso.

El proyecto de manera evidente representa un gran peligro para los derechos del ciudadano. En especial, cuando la base de datos estará en manos de un gobierno que ya ha sido capturado “in fraganti” en labores de espionaje.

Además, porque el proyecto de ley le abre las puertas de manera irrestricta para que el gobernante recopile estos datos biométricos y no impone salvaguardas para su uso.

La privacidad

La privacidad también constituye un muy importante derecho. La palabra “privado” proviene del latín ‘privatus‘. Que es lo contrario de lo “populus” (lo público).

Tan humana es la privacidad que es parte de nuestra naturaleza. Los animales por el contrario desconocen por completo el concepto de privacidad.

Así que violar nuestro sentido de privacidad es violar nuestra misma naturaleza -, nuestro sentido de humanidad.

El proyecto de ley no le reconoce al ciudadano el derecho a negarse a que sus datos biométricos sean recopilados por el gobernante.

¿Por qué una persona debería estar obligada a permitir que el gobierno pueda reconocer su rostro cuando camina por una calle pública?

Siempre una de las formas más comunes para atacar el derecho a la privacidad es la que dice: “que solo los criminales desean la privacidad”.

De seguido se alega: ¿por qué alguien se negaría a que el gobierno registre su voz, su ADN, etc.? Si la persona no ha cometido un crimen, ¿por qué se niega?

Sucede que así como un registro biométrico puede servir para identificar a un delincuente, también puede servir para identificar a un opositor político del régimen.

La única forma que un gobierno tiene para aumentar de manera efectiva su poder, es mediante el conocimiento de saber qué hacen y dónde están sus gobernados. En especial sus opositores políticos.

¿Qué necesita un gobernante para reprimir a sus adversarios políticos? Primero necesita saber quiénes son. En segundo lugar necesita saber dónde están.

Este proyecto de ley disminuye grandemente nuestro derecho a la intimidad. Y cualquier disminución de nuestra privacidad, significa un aumento directamente proporcional del poder del Estado.

Este proyecto de ley debe ser desechado de manera completa, porque representa un gran peligro para la vida republicana.

En el siglo XVIII un gran filósofo, escritor, comerciante e inventor dijo:

“Aquellos que renuncian a una libertad esencial para comprar un poco de seguridad momentánea, no merecen ni libertad ni seguridad” – Benjamín Franklin.